Caminata de la Resistencia. Caminata para decir ¡Basta de Terricidio!

Fotografía: TeleSisa

El pasado 22 de mayo, luego de dos meses de caminata, aproximadamente 100 mujeres indígenas representantes de 36 pueblos originarios e integrantes del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir llegaron a  Buenos Aires para exigir “Basta de Terricidio”. Y así lo expresaban en sus redes sociales: “En un día histórico, luego de dos meses de un caminar inclaudicable llegamos a Buenos Aires para plantarnos frente al Congreso de la Nación Argentina, la misma que comete Terricidio de manera impune y cotidiana, vinimos a decirles: Basta!”

La Bulla tuvo la oportunidad de dialogar con Malena Jofré quien desde San Luis viajó a Buenos Aires para acompañar a las mujeres indígenas del Movimiento. “Ellas y elles salieron en el mes de marzo en diferentes puntos del país, desde el sur, desde el norte y así caminaron. Tuvieron  muchas dificultades para llegar. Dificultades que tienen que ver con el clima y esas que tienen que ver con nuestra miseria humana, la discriminación y el racismo”, comentó Malena muy emocionada.  Y detalló: “Ellas y elles se mueven por su espiritualidad y sabían que el  22 de mayo tenían que llegar a Buenos Aires, porque así lo habían decidido sus ancestras y sus ancestros. Así que pese el DNU, pese al clima y a las diferentes situaciones riesgosas que se podían presentar durante la entrada a Capital Federal, ellas en asamblea consensuaron  que si tenían que estar para entregar su medicina, para hacer su ceremonia  frente al Congreso, porque entienden que Buenos Aires es ese lugar más afectado por la pandemia y tienen que venir también a sanar. Entonces desde ahí han caminado tanto, tanto desde ese sentir”.

Caminata «Basta de Terricidio»

La caminata estuvo  enmarcada en la Campaña Basta de Terricidio y su finalidad fue visibilizar y  exigir el fin del terricidio, concepto que engloba la explotación de los recursos naturales, femicidios, racismo y colonialismo.  “Creo que es súper importante este día, este llamamiento que han hecho las hermanas y les hermanes este 22 de mayo Día Global de Lucha Contra el Terricidio. Ellas traen ese mensaje ¡Basta de terricidio!, entendiendo al mismo como un concepto que engloba o atraviesa al genocidio, al ecocidio, al  femicidio y al epistenocidio que han sufrido desde más de 500 años los pueblos originarios. Y que nos piden que las acompañemos y les acompañemos en esto y que también nos comprometamos en esta lucha que no es para ellas y elles soles, es para toda la humanidad”, explicó Malena.

El Terricidio, como explican las y les integrantes del Movimiento,  “es el exterminio sistemático de todas las formas de vida. Es la destrucción tanto del ecosistema tangible como del ecosistema espiritual. Existen fuerzas reguladoras que sostienen la vida, dichas fuerzas son la energía de ese territorio en particular. El Terricidio es la síntesis del genocidio, epistemicidio, ecocidio, feminicidio, transfeminicidio y travesticidio.

Genocidio porque el exterminio sistemático hacia los pueblos nunca cesó. Sólo cambiaron los métodos, hoy nos matan con el hambre, la desnutrición, la violencia racista, represión, contaminación y desidia.

Ecocidio porque destruyen, saquean y contaminan indiscriminadamente territorios enteros. Está destrucción se da de manera irreversible.

Epistemicidio porque con la colonización se han eliminado las formas de entender, y concebir la vida. Se oprime sistemáticamente nuestra identidad indígena: nuestros idiomas, nuestra forma de vestir, nuestras ceremonias y medicina. Religiones eclesiásticas imponen su violencia religiosa arrebatando la posibilidad de conservar y transmitir la espiritualidad ancestral.

Feminicidio, transfeminicidio y travesticidio porque es el asesinato organizado, continuo y direccionado contra nuestras cuerpas-territorio es cotidiano. La violencia del sistema patriarcal es integral. El contexto de vulneración y eliminación de las cuerpas disidentes como así también del de las mujeres se construye con sutilezas perversas desde un segregacionismo solapado hasta la desidia institucional que asume que ciertas cuerpas, cuerpos, son violables y asesinables y que algunas vidas valen más que otras.

Dentro de de esa política se marca la proliferación de sectores religiosos radicalizados que construyen discursos de odio, lo que nosotras llamamos: violencia religiosa sobre los géneros. De este modo van constituyendo las condiciones para los crímenes feminicidio, travesticidio y transfeminicidio”.

Las demandas del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir

Los terricidas, explican desde el Movimiento, son las corporaciones extractivistas, empresas y los Estados Nación del mundo. Todos ellos son cómplices de este sistema de muerte.

Por eso, demandan “que los terricidas sean juzgados y condenados. Que el terricidio sea considerado un crimen de lesa naturaleza y de lesa humanidad.

El sujeto político es colectivo, no individual, es decir sólo aplicable a gobiernos, empresas y poderes religiosos. Están asesinando la vida humana y no humana. Exigimos que se les imparta a los terricidas condenas máximas y que sea un crimen imprescriptible”.

Y llegó el día 

El 22 de mayo, pese al  DNU que impedía la circulación y con lluvia y frio  que sen hacían sentir, las guardianas del Buen Vivir igual decidieron concluir la marcha en el Congreso de la Nación. “El día que se decidió, se sabía, sabían ellas y elles que iba a llover, que el DNU podría poner en riesgo su vida, lo sabían y sin embargo dijeron que iban a caminar no les importaba. Muchas dijeron pero si anduvimos ya, hemos andado entre las balas, otra dijo a mí me mataron a mi hijo y muchas dijeron no tenemos más nada que perder, lo perdemos día a día en cada territorio con el extractivismo y con las grandes mineras lo perdemos día a día no tenemos miedo. Y así decían las ñañitas, las abuelitas, no tenemos miedo.  Y no tenemos miedo dicen,  porque nuestras ancestras y nuestros ancestros nos acompañan, no estamos solas ni soles. Y se notó, en esa caminata se notó.  Se notó que venían cargadas de energía ancestral. Se notó y así llegaron  y así se desplegó esa bandera en el Congreso que dice ¡Basta de Terricidio! Y es la foto que saldrá a dar vuelta al mundo y lo lograron”, expresó Malena Jofré, quien también fue parte de ese tramo final de la caminata.

“Estoy muy contenta y muy agradecida porque me han dejado acompañarlas y porque hoy me siento muy afortunada y súper enriquecida con toda la experiencia vivida. Ojalá muchos, muchas y muches puedan empezar a darse cuenta lo importante que es volver a la naturaleza y entender a la misma no solamente como la tierra que nos da la vida con sus ríos, con sus montañas, con su aire puro, sino también respetar la existencia de los seres espirituales que allí habitan y reconocer esa existencia, porque eso también tiene que ver con el respeto de nuestros pueblos originarios”, mencionó Malena, con voz repleta de paz por la tarea cumplida.

Y como explicaron las Mujeres Indígenas en sus redes sociales,  “El día de hoy (por el 22 de mayo) se ha instalado como el Día Global de Lucha:  Basta de Terricidio y el año que viene volveremos con más fuerza.Seremos miles entrando al Congreso para exigir que el Terricidio sea considerado un Crimen de Lesa Naturaleza y Lesa Humanidad, y que los terricidas paguen condenas altas por todo lo que han hecho.

Comenzó un nuevo tiempo. El de la plurinacionalidad de los territorios. La Caminata comenzada el 14 de marzo desde diversos territorios plurinacionales ha llegado a su fin, pero la revolución recién comienza. Somos mujeres medicina, guardianas de los territorios, guerreras, sabias de la palabra, mujeres indígenas.Sembraron Terricidio, Cosecharán Rebelión”.

Compartimos el audio completo de Malena Jofré:


HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ