El cannabis medicinal y cáñamo industrial ya tienen media sanción para la producción a gran escala

El pasado jueves 15 de julio, el  Senado aprobó el proyecto de ley que establece un marco regulatorio de la cadena de producción, industrialización y comercialización del cannabis para uso medicinal, de investigación científica y la producción industrial del cáñamo.

Con 56 votos a favor, cinco en contra y una abstención, el proyecto de ley, que continúa su debate en la Cámara de Diputados, busca regular el mercado informal de aceites y otras preparaciones herbarias  que existe en la actualidad.

Desde La Bulla dialogamos con Gustavo Coria presidente de la  Asociación Cannábica Esperanza de Vida (ACEV) y le consultamos sobre el proyecto que ya tiene media sanción. «Aunque le faltan algunos ítems, es una ley bastante completa porque se abre también lo que nosotros deseamos que es el cáñamo industrial», detalla Coria.

El cáñamo y la marihuana se diferencian por por el uso que se le da a la planta y por su composición, por esa razón el cáñamo se cultiva para obtener materias primas, mientras que en la marihuana se busca el efecto que produce el consumo de sus flores, ya sea a nivel medicinal o recreativo.

Al respecto del cáñamo, el activista cannábico explica que el «si hablamos del ecosistema, es un gran beneficio el cáñamo industrial porque se va a poder reemplazar los campos donde está la soja ahora y se va a poder regenerar la tierra y no va haber ni glifosato ni otros pesticidas». Y agrega que «va a generar mucha mano de obra. Se va a poder hacer no tan solo la celulosa sino también la indumentaria. Se viene una industria muy linda».

El proyecto de ley

El objetivo del proyecto es establecer un marco legal que autorice  las etapas de siembra, cultivo, cosecha, producción, almacenamiento, transporte, comercialización, importación, exportación y posesión de semillas de cannabis, de la planta de cannabis, y de sus derivados, con fines de aplicación medicinal, terapéutica, paliativa o de investigación científica. Esto de manera regulada y controlada.
Se pretende, también, legalizar los diferentes eslabones productivos y de comercialización del cáñamo o cáñamo industrial y sus subproductos.

Coria menciona que, una vez sancionado el proyecto del ley en Diputados, «solo se pide que se reparta la torta de igual manera. Por ejemplo, si van a dar 100 certificados para las ONG o para las industrias, se lo haga en partes iguales así todos podemos trabajar y no que venga una multinacional y ponga tantos millones de dólares y se lleve la mayor parte y ellos vendan. Queremos generar un mercado interno».

El proyecto establece un marco normativo que maximice los mecanismos efectivos de regulación y control de la cadena productiva del cannabis medicinal e industrial, dirigiendo el otorgamiento y posterior control de las licencias a una serie de eslabones productivos de mayor escala y formalidad jurídica tales como empresas privadas, empresas públicas, consorcios mixtos, asociaciones civiles, cooperativas.

Contempla también  la creación de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME), que actuará como órgano rector y articulador de la cadena productiva del cannabis y tendrá a su cargo las instancias de regulación involucradas.

Respecto de los puntos no contemplados en el proyecto de ley, Gustavo Coria menciona que «la persona no debería ser penada cuando hace un uso responsable adulto del cannabis cuando lo hace valiéndose del articulo 19 de la Constitución» Y agrega que  «tendría que tenerse esa consideración que se pueda cultivar para no caer en las manos  del narcotráfico.  Entonces  tendría que reverse en la ley el uso adulto responsable y  quedaría una ley más completa que es lo que deseamos nosotros y culminaríamos con algo que es real».

«En el 2021 se cayó la cortina que nos habían impuesto injustamente y hoy todo el mundo se está dando cuenta y de acá en adelante ya se va a hablar de los beneficios que trae la planta no tan solo en lo terapéutico medicinal sino también en el desarrollo industrial, que traerá mano de obra para muchos seres humanos», concluye Coria en diálogo con La Bulla.

Compartimos el diálogo completo mantenido con Gustavo Coria presidente de la Asociación Cannábica Esperanza de Vida (ACEV):


HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ