Bromatología: el hostigador del pequeño comerciante

ANTE LAS QUEJAS POR EL AGUA, LA MUNICIPALIDAD REPRENDE A LOS VECINXS CON LA AMENZA DEL CIERRE DE SUS COMERCIOS
El problema del agua es una constante en los barrios de la ciudad. Sobretodo en aquellos sectores más olvidados, la red de distribución de agua no llega o no funciona. Ante esta situación y aprovechando la presencia de funcionarios de la municipalidad, vecinxs del barrio se quejaron. La respuesta fue inesperada, los funcionarios enviaron a bromatología para inspeccionar a algunos de los comercios que habían encabezado las quejas.
Esto sucedió en el límite del barrio Aeroferro y 292, y lo que comenzó como una queja legítima se convirtió en un devenir de acusaciones y reprimendas contra la barriada.
Un círculo vicioso entre la falta de servicios y permisos precarios, ha llevado a varios comercios de la zona a padecer una situación donde peligra su fuente de ingreso. La raíz del problema, décadas de desidia y varias gestiones municipales esquivas a resolver las condiciones de vida e infraestructura de los barrios periféricos de la ciudad.
Compartimos el testimonio de una vecina, quien sufre desde hace años la falta de agua y ahora la persecución del ente municipal.