Carta de reclamo a dueños de comercios

Compartimos el comunicado emitido por empleades de comercios donde denuncian que en plena pandemia sus empleadores siguen precarizando sus vidas. A eso se le añade que los entes del Estado provincial y municipal, sin revisión ni control sobre los comercios, avalan la explotación laboral.


Carta de reclamo hacia los dueños de los comercios minoristas.
Introducción
En este presente texto, se va a exponer distintos temas de cómo se vienen manejando los dueños de los comercios en la ciudad de San Luis, con sus empleados.
Uno de los temas es la explotación laboral que sufren por parte de sus empleadores. Ya que a simple vista se sabe que la mayoría está trabajando en negro y las consecuencias de este accionar son que no poseen obra social ni seguro médico y laboral, son unos de los requisitos básicos que tendrían que tener sin excepción.
Otro tema es el pago, siendo uno de los más bajos en el ámbito laboral ya que no se les llega a pagar el salario mínimo que corresponde. Todos sabemos que La pandemia afectó gravemente a este sector el cual tuvo las puertas cerradas durante varios meses, al no ser considerado como un trabajo esencial, esto claramente no genero ganancias pero tampoco les da derecho de usarlo como excusa para no hacer los pagos correspondientes en el tiempo que estuvieron cerrados, una bajeza por parte de estos empleadores, ya que no se pusieron en el lugar de los empleados los cuales ponen la cara en cada negocio, sufren humillaciones por parte de los clientes y al mismo tiempo por los jefes con la típica frase de que “el cliente siempre tiene la razón” y claramente no siempre es así.
También se sabe que está el ministerio de trabajo el cual se encarga de regularizar todo este tipo de cuestiones, pero se sabe que no hizo ni está haciendo un control, ya que sigue pasando, al no darse las intervenciones correspondientes ante estos casos, con una multa no se soluciona, ya que el abuso o explotación laboral sigue ocurriendo.
Hablemos del Abuso de poder por parte de los empleadores. No solo es el peor pago sino que también sufren humillaciones ya que es gente contratada por un par de meses y luego se los corre sin ningún tipo de explicación alguna, usando excusas que sean a su favor para no tener inconvenientes.
Ahora en el contexto de pandemia salió a flote otro desinterés humano por parte de los mismos que es el no hacerse cargo del transporte de sus empleados, haciendo la vista gorda a esto, ya al no ser empleados esenciales el Gobierno les quitó el transporte público y no se pueden manejar en colectivo y cada uno tiene que hacerse cargo de su transporte.
El trabajar en horario corrido también les jugó en contra ya que los tienen en condiciones inhumanas al no hacerse cargo de la comida o mínimo darles un tiempo para comer, algo esencial para todas las personas. No les preocupa lo humano sino enriquecerse individualmente sin importar el otro.


HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ