Crisis política en Brasil: golpe que se repiten en nuestramérica

En Brasil se viene agudizando un cuadro de crisis tanto institucional política como económica que hoy llega a su punto más álgido con la destitución de la Presidenta Dilma Rousseff. Tomando como referencia el año 2013, donde las protestas en torno al transporte y la necesidad de viviendas dieron como escenario a multitudinarias marchas de protestas contra el gobierno del PT, en los últimos meses aquel descontento, agitado por la derecha brasileña (incluso aliada hasta hace poco de Dilma) y ayudado por una serie de causas de corrupción y denuncias contra altos funcionarios incluida la ex presidenta Rousseff, finalizó con la separación del cargo de Dilma y el inicio de un juicio político que en principio más allá del resultado final, condiciona las posibilidades de continuidad del gobierno del Partido de los Trabajadores.
Esto se da en un contexto donde toda latinoamérica está entrando en una etapa de crecimiento de poder de los partidos de derecha, entrando en sintonía fina con los requerimientos de Estados Unidos. El formato de golpe «blando», ya se vivió en Honduras (2009) y Paraguay (2012), mientras que en Venezuela no paran de denunciar desde el gobierno «bolivariano» que sectores del poder económico viene intentando concretar un golpe contra el gobierno de Nicolas Maduro.
Cabe preguntarse por el papel de las izquierdas en esta coyuntura y especialmente en el devenir del país vecino y hasta hace poco tiempo aliado político, Brasil. Para indagar sobre la situación, nos entrevistamos con Marcio Tachetto, docente-investigador de la Universidad de Paso Fundo, quien en el marco de las Jornadas de Extensión del Mercosur realizadas en Tandil (Bs. As), hablo con Radio La Bulla: