Trabajadores de GOLOSINAS PUNTANAS continúan la toma de la fábrica en reclamo de sus derechos laborales

Una veintena de trabajadores llevan más de 40 días de toma de la fábrica Golosinas Puntanas. El principal reclamo, sueldos adeudados. En pleno contexto de pandemia se agudiza la espera.

Diego Coronel, delegado de planta, en diálogo con La Bulla comenta que siguen sin respuestas de Relaciones Laborales ni de su empleador, Ricardo Cardini. Son “21 trabajadores que detrás de cada uno de ellos hay una familia y es difícil en estos tiempos no tener un sueldo”

La fábrica ya viene con malos antecedentes por falta de higiene y seguridad de las naves de producción, irregularidades que se acumularon en 5 años de mala gestión. 

  • En julio de 2015 la planta fue adquirida por el nuevo “apoderado”.
  • En marzo de 2016 fue clausurada por Bromatología de la Municipalidad por presencia de ratas e insectos y falta de higiene.
  • En 2017 los trabajadores iniciaron un paro en reclamo por deudas salariales.
  • 2019, reclamo por sueldos que son percibidos en cuotas. Trabajadores denunciaron que presupuesto para materia prima había, pero la respuesta para sueldos fue un no.
  • En marzo del 2020, la planta es clausurada preventivamente por no cumplir con las normas de bioseguridad. El 10 de agosto trabajadores de la planta inician la toma.

La serie de irregularidades se puede ver a simple vista, caminando por el patio o conversando con quienes hoy cuidan de las herramientas de trabajo.

Diego comenta que los fines de semana “vimos que ya no estaba ese personal, entonces por ahí teníamos miedo de que él entre y se lleve la maquinaria, que quede vacía la fábrica»

La decisión del empresario trajo malos recuerdos a los trabajadores, el “atraso en los pagos de los sueldos, precarización laboral casi completa, trabajadores que no estaban registrado, no había ART, no se hacían los aportes y bueno, debido a todos estos inconvenientes, y esto se hizo extensivo en el tiempo, se llega a tomar esta decisión que se hizo el 10 de agosto donde entramos y tomamos la planta porque ya había un cansancio, un agotamiento de parte de los trabajadores de no sostener más esta situación que venían viviendo”, detalla Diego.

Los derechos que cualquier trabajador tiene, en Golosinas Puntanas son vulnerados de manera sistemática por parte del empleador. Estos ataques se dan mientras el gobierno ignora o incluso facilita tales abusos. “Empezó a precarizar el trabajo, tanto en la producción como en la relación laboral con los trabajadores, y fuimos perdiendo un montón de derechos que uno tiene como trabajador, y bueno, este espacio lo fue ganando él”, comenta Diego.

¿Cuál es el rol de Relaciones Laborales?, existieron audiencias mantenidas años anteriores, pero todo ha quedado en la nada. Y como relata Diego, “se hacían audiencias, había compromiso por parte de él, luego no los cumplía, y bueno, así seguía pateando un poco la pelota para adelante, porque uno entiende que es una fuente de trabajo y que difícil por ahí conseguirla cuando cuando no se tiene».

“Aguantando esa manera se llegó a esta situación de este año, donde ya comenzamos el año mal, con la pandemia se agudizó el problema y no queda otra que tomar esta decisión porque también veíamos que había un abandono por parte de él de la empresa, de los trabajadores. Y teníamos miedo que que se lleve la maquinaria, que vacíe la fábrica”.

Hoy los trabajadores de Golosinas Puntanas no perciben ningún sueldo y enfrentan dificultades para afrontar la vida cotidiana. “No tener uno para poder comprar alimento, para sostenerse en esta pandemia que se hace más difícil”, explica al tiempo que comenta que “los trámites judiciales lo seguimos haciendo, hemos pedido también una audiencia, una reunión tanto con la gente de acá de la municipalidad como también a nivel provincial, autoridad provinciales. Por el momento no, no hemos tenido esa respuesta. Ojalá que llegue”.

La planta ubicada en el Parque Industrial Norte, lleva más de 40 días de toma y sus 21 trabajadores, quienes se encuentran afuera de la nave de producción pero dentro del predio, lo hacen de forma pacífica.

“Queremos que la fábrica siga funcionando, lo único que pedimos es cobrar lo que se nos debe, trabajar con las condiciones que dice la ley, las mínimas. Estar registrado, tener ART, que se nos hagan los aportes, que nos paguen en tiempo y forma, y nada más que eso, y trabajar. No pedimos otra cosa.”

“Estamos acá firmes, no nos vamos a ir, que quede claro, vamos a estar acá el tiempo que sea necesario, ojalá que sea poco y que podamos poner en funcionamiento la planta de vuelta», explicita Diego de manera contundente.

Compartimos el diálogo completo mantenido con Diego Coronel, delegado de la planta Golosinas Puntanas:



HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ