¡Vivas nos queremos!

En San Luis, bajo una intensa lluvia, marchamos. Marchamos y gritamos con digna rabia y voz visceral, esa misma voz y esa misma rabia que muchas veces y muchxs quieren silenciar.
Marchamos y gritamos con digna rabia que vivas nos queremos y que, también, queremos justicia por las mujeres que hoy no están. Nos están porque fueron violadas, calcinadas, asesinadas. No están y queremos, exigimos Justicia. Justicia por Brenda Arias, Marilyn Cejas , Denisse Cid Frescia, Romina Aguilar, Marlen Ponce, Susana Araujo, Graciela Fernández, Ana Belén Araujo, Marisa Elda Chavez, María del Carmen Celi, María Rosa Zalazar, Noemí Becerra, Virginia Verónica Amieva, Sara Argelia Vilchez, Silvana Lorena Martínez, María Cristina Vázquez, Karen Giuliana Leal, Elsa Noemí Tuninetti, Liliana Lorena Funes, Lucía Estela Zanón, Macarena Orozco. No están porque en San Luis, aunque muchos quieran hacernos creer que es otro país, también hay femicidios a la orden del día.
Marchamos y gritamos visceralmente que este sistema patriarcal capitalista todos los días nos entrega el cuerpo de una niña o de una mujer adulta asesinada, mientras desde los medios hegemónicos, impunemente, se cuestiona si llevaba pollera corta, si estaba “sola” o en un lugar inapropiado y muchas frases más que son una clara reversión siglo XXI del “por algo será”.
Marchamos y gritamos que mientras las mujeres de clase alta abortan en clínicas cuidadas por médicos que en esa ocasión no hacen objeción de conciencia, las pobres, las laburantes morimos día tras día por abortos clandestinos ya que la Iglesia y el Estado aún siguen controlando nuestros cuerpos. Esos mismos cuerpos que les son útiles para reproducir, criar, educar –gratuitamente, obvio, porque según nos dicen, tenemos “naturalmente el instinto maternal que todo lo puede”- a la clase trabajadora que seguirá perpetuando el sistema patriarcal que nos violenta y del que muchos varones, tampoco, salen ilesos.
Marchamos y gritamos visceralmente que queremos Justicia, pero una justicia genuina, no esa que es cómplice, esa que consolida la violencia. Queremos y exigimos un Poder Judicial que implemente la perspectiva de género.
Marchamos -con lluvia, viento o sol – y seguiremos marchando, gritando visceralmente y con digna rabia, unidas, autoconvocadas, ORGANIZADAS, porque VIVAS NOS QUEREMOS.

Testimonios de la marcha:
Amancay:

Cecilia Betervide, Sec de Ge?nero de CTA Autónoma:

Flavia, agrupación Las Fridas:


HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ