LAS GRIETAS DEL PODER ANTE UNA ENCRUCIJADA. Por un centro de estudiantes autónomo e independiente

El pasado martes 20 de mayo, en el Consejo Superior de la Universidad Nacional de San Luis, se pidió reconsiderar la decisión tomada por este órgano, que aprobó en general un Anteproyecto de Reglamentación Electoral Estudiantil.
En su sesión del martes 29 de abril, la Federación Universitaria San Luis -dirigida por la agrupación Franja Morada- presentó sobre tablas un proyecto que busca juntar, en una  misma boleta sábana, las elecciones de centros de estudiantes con las de autoridades unipersonales y cuerpos colegiados.
Los argumentos que justificaron la reconsideración fueron, entre otros, que los centros de estudiantes son gremios que defienden los derechos de lxs estudiantes ante las autoridades universitarias. Por lo tanto, poseen una institucionalidad diferente a la de la UNSL, autonomía de sus estructuras e independencia del poder político de turno. En este sentido, el Consejo Superior es incompetente para injerir en las decisiones del gremio estudiantil; por ende, no puede permitirse ningún tipo de condicionamiento normativo o tutela externa y ajena al sector que los centros de estudiantes representan.
A su vez, se sostuvo que la incorporación del centro de estudiantes a la boleta de autoridades unipersonales y colegiadas de la universidad, responde a un acto de autoritarismo y a deseos de ciertos grupos políticos que buscan beneficiarse y perpetuarse en el poder de manera indefinida.
Luego de un largo debate, cuando llegó el momento de votar la reconsideración del anteproyecto, sobre un total de 28 consejerxs presentes en el recinto, la mitad de ellxs apoyó el pedido. Sin embargo, al no alcanzar los dos tercios requeridos, según la reglamentación interna del Consejo Superior para dar lugar al pedido de reconsideración, inició el tratamiento por artículo. No obstante, en medio de gritos y descontento, antes de comenzar el tratamiento particular, lxs representantes estudiantiles y docentes que no estaban de acuerdo con este proyecto se levantaron y retiraron de la sesión.
Con un consejo incompleto, solamente se aprobó el primer artículo que establece unir las elecciones, y se decidió continuar el tratamiento del proyecto en una próxima sesión.
Como vemos, llegan momentos en que las corazas del poder se rasgan, y comienzan a abrirse pequeñas grietas que ponen en duda su legitimidad. Esta no es la primera vez en la historia, que se pretende interferir en los gremios estudiantiles y vulnerar su autonomía.
Las luchas estudiantiles nacieron para separarse del poder. De un poder que pretendía reprimir la rebeldía de lxs estudiantes, quienes alzaban su voz ante las injusticias y los atropellos que sufrían. Y aún hoy continúan con los brazos en alto.
Compartimos entrevista con Janet Moyano militante de La Colectiva, Asamblea Estudiantil.


HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ