Nelson Madafs. Ayudar es urgente.

La vida de Nelson Madafs con todo lo que conlleva la enormidad de lo sucedido a una persona inocente, nos obligó, a la sociedad puntana, a hacernos preguntas que aún hoy nos exigen explicaciones y más aún, reparaciones. Esto último es quizás, lo más difícil de hacer porque hay crímenes que no pueden repararse, por más buena voluntad que se le ponga al asunto. Pero eso no avala, de ninguna manera, el no hacer nada. Escribe Marcela Camusso para La Bulla

La tragedia de Nelson Madafs, no fue aquella por la que se lo acusó, se lo torturó y encarceló, la tragedia de Nelson Madafs fue nacer pobre, y, en consecuencia, no tener voz.

Aquello que comenzó en el año 1989 cuando fue acusado de la desaparición y homicidio de Claudia D., quien luego apareció con vida en San Juan, sigue siendo hoy, para Nelson, una pesadilla sin final. Su cuerpo dolorido y su salud deteriorándose día a día se lo recuerdan y en sus sueños lo revive. El eco de las promesas incumplidas de tanto político en campaña, resuena aún en su cabeza mientras espera… y espera.
Quien podría pedirle que no espere una vida mejor, el tener una oportunidad, una ilusión, recuperar aquello que le quitaron.

Y mientras van pasando los años y Nelson sigue aguantando el dolor del cuerpo y del alma y el frío de este invierno que se cuela por los huecos de la casa, la gente se va olvidando. Las promesas se van evaporando y vuelve a quedar solo, en la miseria y vuelve a ser nada.

En su introducción el “Nunca Más”, dice:

Hay una responsabilidad que nace del saber, del estar enterado,
porque a ello sigue, inexorablemente, el preguntarse ¿Cómo evitar
que esto vuelva a repetirse? Y la angustiante inquietud de advertir
que víctimas y victimarios fueron nuestros contemporáneos, que la
tragedia tuvo a nuestro suelo por escenario.

Muchos, salvo quizás, los más jóvenes, sabemos por lo que pasó, y ese saber nos ubica en otro lugar, ya no podemos volver al estado anterior de ignorancia, no podemos mirar para otro lado. Avancemos con la memoria sobre el olvido colectivo porque no podemos, como sociedad, abandonarlo una y otra vez, porque no somos eso. Porque Nelson no lo merece. Porque está vivo y nos necesita.

Para colaborar con la familia de Nelson Madafs, comunicarse al 2664-172528.


HACETE SOCIE Colaborá para sostener un medio, Alternativo, popular, comunitario, feminista y disidente. Hace click AQUÍ