Opinión

¿Coriolanus Snow = Javier Milei? *

* Por Verónica Calderón

A 51 días, el nuevo gobierno Nacional lo único que ha hecho por el pueblo es hambrearnos, generar incertidumbre constante y encima desestimar nuestras luchas en las calles.

Es de público conocimiento que la frase más escuchada desde que asumió es: ”NO HAY PLATA” y que la culpa es de las gestiones anteriores. Lo cierto es que vemos despidos masivos e irregularidades en el propio manejo de estas nuevas gestiones, pero por delante a la sociedad entera nos aqueja el DNU y la tan mencionada Ley Ómnibus.

El miércoles 31 se daría el tratamiento del dictamen en Diputados. Ya sabido es que los números de La Libertad Avanza no son suficientes, pero algunxs “políticos del bien” se sentaron a dialogar con el oficialismo. Algunos de los nombres que trascendieron son Agustín Fernández, Gladys del Valle Medina y Elia Fernández de Mansilla, tres legisladores que responden al gobernador tucumano Osvaldo Jaldo. Detrás del jaldismo operan los lobbies azucareros y limoneros, por eso se hicieron algunos cambios para dejarlos (muy) tranquilos.

Así, la ley ómnibus tendría aranceles cero para la industria citrícola y también se eliminaría el artículo 59 que deroga la ley del azúcar. Lo cierto es que ellos arreglaron sus cosas por debajo de la mesa mientras ceden el poder absoluto al presidente, casi como una total monarquía, donde estos traidores están cuidados como élite, porque claramente son la mismísima casta.

En tanto, el gobierno nacional no da tregua ni un segundo porque, aunque las calles fueron nuestras el 24 de enero, desestimaron la cantidad de personas que a lo largo y a lo ancho del país se manifestaron en contra de las medidas que se pretenden aprobar.

Como si fuera poco, vuelven a tirar sus dados y van por más. El vocero oficial dejó entrever que van por todo. Y todo es todo. Hizo alusión a la ley 27.610 de aborto, que implica que debemos prepararnos para que después de tantos años de lucha para conseguirla, ahora corra peligro de derogación.

Y cual frutilla del postre, entran en juego las facultades extraordinarias que Javier Milei pretende arrojarse. De obtenerlas, nada tendría de alejado a Coriolanus Snow, el ya mítico dictador fascista de los Juegos del Hambre.

Está claro que con facultades delegadas no hay Democracia ni República posible. El Gobierno Nacional debe eliminar de manera total y absoluta el artículo 3ero y concordantes del proyecto de Ley Bases para recién allí poder empezar a tener un debate serio y responsable. La legitimación popular en las urnas en las últimas elecciones presidenciales no es un cheque en blanco. Estamos hablando de nuestro país y el futuro de sus 47 millones de habitantes.

Ante tantos avasallamientos, debemos, de manera urgente, ser conscientes que Milei y su casta (porque si, ellos son la casta) vienen por todos nuestros derechos. De allí que la unidad es necesaria. Luchar es urgente. Si bien esta semana es clave, acá nadie puede rendirse ni un paso. Ni un derecho menos. Hay que salir a las calles. ¡Volvamos a levantar, en unidad, banderas y pañuelos, porque acá nadie se rinde!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba